Abzurdeces III

Seguimos con la cruzada, dando a conocer este problemilla de hemisferios cerebrales dislexicos!

Hemos estado en casa y hemos intentado divertirnos, pero el mundo no parece dispuesto a ponernos las cosas fácil. Por suerte el día tiene 24 horas. 8 horas se pasan durmiendo (Bien! un tercio del día las paso igual que un diestro) el resto del día lo pasamos entre el trabajo y estar por casa; y ya vimos que estar por casa no es muy amigable.

Pero si nos vamos a la oficina la cosa no cambia mucho. Sea lo que sea lo que quieras hacer necesitas usar la mano derecha. Los controles de las pantallas y de los altavoces (situado además en el altavoz derecho) no iban a ser menos.

La cuestión es que la obsesión por ponerlo absolutamente todo a la derecha es tal que es contraproducente. Por si no os había llamado antes la atención, fíjate que los teclados numéricos están a la derecha del teclado.

Ahora ponte en esta situación, estás haciendo un excel, y necesitas teclear números y desplazarte de celda. ¿No sería muy cómodo usar la mano izquierda para el teclado numérico y la derecha para el ratón?. Lo sería, pero entonces se habría hecho algo medianamente para zurdos y eso es algo que hay que erradicar (?). En vez de eso, es mejor obligar a que tengas que soltar el ratón cada vez que necesites usar algo.

Pero a ver, no el mundo es un infierno, también hay ventajas. El paralelismo a la hora de usar el ordenador o el móvil:

Se pueden tomar apuntes mientras se hace scroll en los PDFs . Eso de que el ratón se maneje por defecto con la derecha abre un mundo de paralelismo en las tareas nunca antes habilitado para los zurdos. También puedes hablar por el móvil, o sujetar tu café con la izquierda mientras haces cualquier otra cosa con la derecha. La capacidad de adaptación es grande.

Deja un comentario