Los primeros 100 días en Italia

Ahora que llevo más de 100 días fuera creo que es el momento de hacer el primer post para contar algunas anécdotas. Realmente sería mucho contenido para escribir todo en un solo hilo, tampoco quiero empezar a soltar la turra, así que lo iré dosificando poco a poco.

¿Que qué te puedo decir sobre estos días? Pues desde que llegué, todos los problemas que han ido saliendo y cómo los he resuelto, los viajes que he hecho, los sitios que he conocido, las palabras que en italiano y en español significan cosas distintas, lo que nunca he encontrado en el supermercado, … Bueno, ya te haces a la idea.

Lo primero de todo que necesito decir, a ver si Google y Amazon me indexan y me lo ofrecen (a un precio razonable; es mucho pedir?) es nocilla. Que yo veo bien que aquí haya nutella. Pero que esto es como cuando te gusta el colacao o el nesquik, como cuanto te gusta el sevilla o el beti, la macarena o triana, eres vegano o no, no te pueden gustar los dos lados, elegiste uno y ya te aguantas. Pues igual. Pero en la nocilla es peor porque  luego está que si nocilla negra, blanca, o las dos, y dentro de las dos la puedes mezclar o sin mezclar.

El jaleo está claro.

El caso es que, intenté traerme un vaso de nocilla en el avión, pero me dijeron los señores del control que, hombre, la nocilla, es que es un gel. Pero oiga, ¿no ve usted que está sellado y con el ticket? Qué voy a hacer, ¿comérmelo?. Así que nada, me quedé sin nocilla.

En mis intentos por encontrarlo, Amazon ha hecho de las suyas. Lo quieres = lo tienes, pero págalo.

5.98 + 13.49 FLIPAS!

Pues que por esos casi 20€ prefiero quedarme sin nocilla, leñe. Qué abuso. Señor nocilla, si lees este post, mándate algo.

Deja un comentario